De para- y el gr. σπορά, f. Bot.

En algunas rodofíceas (monospora, por ejemplo), célula ovoide, grande, plurinucleada y llena de materias de reserva, sostenida por otra célula más pequeña; se desprende del talo sin abandonar su membrana, que es atravesada en el momento de la germinación: compara propágulo, seiróspora (R. M.).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.