De para- y el gr. σπορά, f. Bot.

En algunas rodofíceas (monospora, por ejemplo), célula ovoide, grande, plurinucleada y llena de materias de reserva, sostenida por otra célula más pequeña; se desprende del talo sin abandonar su membrana, que es atravesada en el momento de la germinación: compara propágulo, seiróspora (R. M.).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.