Es un parque nacional cubano situado en la provincia de Camagüey. Se trata de un escarpe montañoso que sólo alcanza los 330 m de altitud, en el cerro Tuabaquey. Está formado por una falla, por la que discurre el río Quemado o Jiguey, y atravesada por el río Máximo. Ocupa una superficie de 26.000 ha, principalmente de rocas volcánicas, como peridotitas, basaltos y serpentinas, depositadas durante el mesozoico, y rocas calcáreas del cretácico y del oligoceno. El parque está cubierto de bosques caducifolios, y sus animales más característicos son: el murciélago de la Jata, el murciélago mariposa, la ventorrilla y el alacrán.