Med.

Se aplica al tejido que no está endurecido (por ejemplo, mediante osificación); por ejemplo, las partes blandas que rodean una articulación son músculos, tendones, fascias, ligamentos y piel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.