Med.

Se aplica al tejido que no está endurecido (por ejemplo, mediante osificación); por ejemplo, las partes blandas que rodean una articulación son músculos, tendones, fascias, ligamentos y piel.