Med.

Se aplica al nacimiento de un feto que murió antes o durante el parto.