Med.

El parto que se produce más pronto de lo normal, ya sea porque el feto ha alcanzado un peso de 2.000 a 2.500 g o antes de la semana 37 o 38 del embarazo. No hay medida aislada de peso fetal o de edad gestacional que se utilice universalmente para designar un nacimiento pretérmino; la política local o institucional dicta cual de los diversos estándares se aplica. La incidencia es mayor en las mujeres afroamericanas, en las mujeres que no han tenido unos cuidados prenatales adecuados o que tienen una historia obstétrica anómala y en las mujeres que fuman o cuya alimentación es deficiente en proteínas o calorías. Las afecciones predisponentes incluyen infección materna, poca ganancia de peso, hemorragia uterina, gestación múltiple, polihidramnios, anomalías uterinas, cuello incompetente, rotura prematura de las membranas y retraso del crecimiento fetal intrauterino. Si el propio parto pretérmino constituye una amenaza para el feto, se puede mejorar el desenlace del embarazo si se puede evitar el parto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.