El término se define como un estado en el que el individuo experimenta un cambio en la cantidad o el patrón de percepción de estímulos, se acompaña de una respuesta reducida, exagerada, distorsionada o deteriorada a tales estímulos: diagnóstico de enfermería aceptado por la Fourth National Conference on the Classification of Nursing Diagnoses.