Del lat. perceptĭo, -ōnis. f. Biol. Psicol. Filos. Sociol.

Acción y efecto de percibir. La percepción es el estado de conciencia plena de los estímulos pertinentes para experimentar en plenitud una tarea o situación. La percepción requiere capacidad para concentrar completamente la atención en una tarea. Un deportista apercibido es consciente de las sutiles fluctuaciones de un acontecimiento o un partido y es capaz de ejercer más control sobre situaciones que un deportista que no esté apercibido. La percepción es el proceso mental por el cual el encéfalo interpreta y da significado a la información que recibe de los órganos de los sentidos. La percepción depende de las características psicológicas y fisiológicas del perceptor, además de la naturaleza de los estímulos. En psicología, el proceso por el cual una persona tiene conocimiento del mundo exterior a partir de las impresiones que le comunican los sentidos: la percepción de un olor. En filosofía, el conocimiento, idea o comprensión de una cosa mediante la inteligencia: su percepción del mundo es positiva. En sociología, la recepción o cobro de algo material, especialmente de un sueldo u otra cantidad de dinero que le corresponde por algo: el desempleado tendrá derecho a la percepción de una parte de su sueldo base.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.