El escape del contenido del tubo digestivo hacia la cavidad peritoneal debido a un traumatismo o a un proceso patológico, como una rotura apendicular o una úlcera perforada; es inevitable que se produzca una peritonitis.