Se aplica al tiempo durante el cual las personas se pueden inscribir en un plan de asistencia sanitaria.