La segunda fase del parto durante la cual las contracciones del útero materno se acompañan del reflejo de expulsión; comienza tras la dilatación total del cuello y continúa con la expulsión completa del feto.