Del lat. periostĕum, der. del gr. περιόστεον. m. Anat.

La membrana de tejido conjuntivo, adherida exteriormente a los huesos, vascularizada, formada por fibras elásticas y osteoblastos. El periostio es una membrana doble de tejido conjuntivo, de color blanco brillante, que reviste la superficie externa del hueso. Se compone de una capa externa fibrosa de tejido conjuntivo denso e irregular, y de una capa interna de células que generan hueso llamadas osteoblastos. El periostio cuenta con una numerosa inervación de fibras nerviosas así como con la irrigación de vasos linfáticos y sanguíneos. Se halla unido al hueso subyacente por fibras poderosas (fibras de Sharpey) que son excepcionalmente densas en los puntos de anclaje para tendones y ligamentos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.