Del lat. persicinus, der. de persica, adj. Bot.

Literalmente, el melocotonero. Se aplica a lo que tiene algo de melocotonero; alude comúnmente al tono encarnado de su flor, y se dice de un rojo persicino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.