Literalmente, el melocotonero. Se aplica a lo que tiene algo de melocotonero; alude comúnmente al tono encarnado de su flor, y se dice de un rojo persicino.