La personalidad que se caracteriza por una disposición negativa constante presentando resistencia pasiva y agresividad con acciones enérgicas o actitudes expresadas de forma indirecta o no violenta, tales como obstruccionismo, demora, ineficacia, testarudez, descuidos o protestas continuadas.