Med. Med. y Dep.

La deformidad del pie que se caracteriza por la presencia de un arco exageradamente alto con hiperextensión de los dedos del pie en las articulaciones metatarsofalángicas, flexión en las articulaciones interfalángicas y acortamiento del tendón de Aquiles. Puede estar presente ya en el momento del nacimiento o bien aparecer más tarde como consecuencia de contracturas o de un desequilibrio en los músculos del pie, como sucede en enfermedades neuromusculares. En medicina y ciencia del deporte, el estado que se caracteriza por la rigidez del pie, la reducción de la movilidad de la articulación subastragalina y la reducción de la rotación interna de la tibia durante la locomoción. Después de tocar el pie el suelo, el talón se mantiene alto y rígido y no se produce el desbloqueo de la articulación transversa del tarso. Al correr, el pie se mantiene inflexible y no se adapta con facilidad a la superficie por la que se corre. Por tanto, el pie absorbe toda la fuerza del impacto contra el suelo. Los deportistas con pie cavo son propensos a sufrir lesiones como fracturas por sobrecarga del pie, fascitis plantar y aquilotendinitis. El arco longitudinal permanentemente alto también puede causar problemas en la parte superior del pie si el calzado no es lo bastante alto o los cordones aprietan demasiado y el pie queda constreñido al correr.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.