Moneda de plata a cuyo valor, respecto de otra de su clase, se agregaba un quebrado; por ejemplo, el realito columnario.