Flora Iberica: Árboles caducifolios, con indumento de pelos estrellados. Ritidoma que se desprende en placas, escamoso y persistente en la base de los troncos viejos. Yemas ovoideo-cónicas, revestidas por una sola escama. Hojas largamente pecioladas, 3-7 palmatífidas o palmatipartidas, con los lóbulos enteros o dentados; estípulas generalmente caducas. Inflorescencias solitarias o en grupos de 2-7, sobre largos pedúnculos, las que aparecen al mismo tiempo que las hojas. Flores muy pequeñas. Sépalos escamiformes, ± espatulados, más cortos que los pétalos. Pétalos escariosos, agudos. Estambres 3-8; anteras alargadas, subsésiles o con filamento corto. Carpelos (3)6-9, envueltos en la base por un penacho de pelos largos. Aquenios claviformes, que por lo general se desprenden al año siguiente de la maduración.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.