La enfermedad inflamatoria, episódica y crónica de las grandes arterias que suele aparecer en personas de más de 60 años. Fundamentalmente afecta a las arterias de los músculos y se caracteriza por dolor y rigidez de espalda, hombros o cuello, que por lo habitual empeora al levantarse por la mañana. También puede haber una cefalea como en la arteritis craneal, que afecta a las arterias temporal y occipital, provocando una cefalea pulsátil intensa. Entre las complicaciones graves figuran la insuficiencia arterial, oclusión coronaria, accidente cerebrovascular y ceguera. Los pacientes afectos de esta enfermedad suelen tener una velocidad de sedimentación elevada.