La cantidad de fármaco requerida para producir un determinado porcentaje de su efecto máximo, con independencia de la magnitud de éste. Un fármaco puede presentar una alta potencia y una escasa eficacia, lo que significa que la respuesta a dicho fármaco se produce a dosis muy bajas y se mantiene a niveles reducidos incluso con dosis elevadas.