Se aplica, en cardiología, al grado mayor de potencial negativo transmembrana que alcanza una célula cardíaca durante la repolarización.