Flora Vascular de Andalucía Occidental: Hierbas perennes,con rizoma corto y engrosado. Hojas ternadas o digitadas, las basales a menudo en roseta, sentadas o pecioladas, estipuladas. Flores solitarias y axiliares o en cimas terminales, con epicáliz. Receptáculo hemisférico. Cáliz con 4-5 sépalos. Corola con 4-5 pétalos. Estambres numerosos. Gineceo con 4 a numerosos carpelos; estilo subterminal, filiforme o capitado; generalmente caduco. Fruto poliaquenio.

 

Flora Iberica: Hierbas vivaces, de cepa ± leñosa, ± ramificada y cubierta por restos de las vainas foliares, raramente anuales o bianuales, o subarbustos. Tallos de procumbentes a erectos, verdes o pardo-rojizos; en las vivaces, los tallos fértiles pueden ser terminales o laterales –los primeros nacen en las yemas apicales de la cepa, situadas en el centro de las rosetas basales de hojas que persisten o no en la floración; los segundos nacen en la axila de una de las hojas de las rosetas o renuevos basales que persisten en general en la floración–. Hojas pinnatisectas o palmatisectas (digitadas o ternadas), con los segmentos en general de dentados a pinnatisectos; estípulas ± soldadas al pecíolo, con la parte libre de linear a semicircular, a veces soldadas en toda su longitud, las de la roseta submembranáceas o foliáceas y las caulinares foliáceas. Inflorescencias por lo común en cima dicasial laxa o congesta, subcorimbiforme, a veces flores solitarias y axilares. Receptáculo pateniforme, con la zona axial plana o ± convexa en la floración, acrescente y, en la fructificación, hasta semiesférica o cónica, seca o raramente algo esponjosa, verdosa o pardusca, pelosa en toda su superficie o muy raramente solo en el ápice y que en la madurez no se separa del resto del receptáculo. Flores hermafroditas –muy raramente, y en material no ibérico, con algunas flores unisexuales–. Sépalos (4)5(6-8), por lo común enteros, ± acrescentes; calículo de (4)5(6-8) piezas, que alternan con los sépalos, por lo común enteras, en ocasiones dentadas e incluso bífidas, ± acrescentes. Pétalos (4)5(6- 8), amarillos, blancos, a veces purpúreos o de un rosa claro, obovados, obcordiformes o a veces lanceolados, en general mayores que los sépalos, raramente iguales o menores. Estambres (14-)20(-30), insertos en un disco nectarífero; filamentos glabros o a veces pelosos; anteras de contorno lanceolado, cordiforme o circular. Carpelos en general numerosos, más de 20, raramente menos, hasta solo 4, libres entre sí e insertos en la zona axial del receptáculo. Estilos con frecuencia subterminales, a veces laterales o subbasales, en general caducos. Fruto en poliaquenio; aquenios semiovoides o subpiriformes, también anchamente elipsoidales o subglobosos, con o sin eleosoma, a veces de dorso acanalado o con una pequeña ala, situados en la zona axial del receptáculo, parda y acrescente, de la que se desprende cada uno por separado.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.