Se aplica, en EE.UU., a la práctica de determinados aspectos de la enfermería profesional que cumple determinadas disposiciones legales de aplicación y no requieren supervisión ni dirección de otras personas. El personal de enfermería con práctica independiente puede tener una consulta en la que ven pacientes y cobran unos honorarios. En todas las responsabilidades de enfermería, las disposiciones estatales definen los aspectos de la práctica que son independientes y los que deben ser realizados únicamente bajo la supervisión de otra persona, normalmente un médico.