Se dice de la presión de la sangre en los ventrículos al final de la diástole.