La presión arterial de 140/90 o más alta. Por lo general, la presión arterial alta no tiene síntomas. Puede dañar las arterias y causar un aumento del riesgo de padecer de derrame cerebral, ataque cardíaco, insuficiencia renal y ceguera: también se llama hipertensión.