Del lat. pressĭo, -ōnis, f. Fís. Med. y Dep. Sociol.

Acción y efecto de apretar o comprimir. En física, la relación entre la fuerza elemental F que actúa normalmente sobre una superficie elemental y el área S de esta. La unidad de presión en el Sistema Internacional de unidades (SI), es el pascal (Pa) que equivale a un newton por metro cuadrado (N/m2). En la práctica se emplean otras unidades, según los diversos tipos de presión: el bar (1 bar = 106 barias = 105 Pa), la atmósfera o atmósfera física (1 atm = 101.325 Pa o N/m2), el milímetro de mercurio, denominado también torr (760 mmHg = 1 atm), etc. De ellas, solo la baria es admitida en el SI, así como sus múltiplos y submúltiplos decimales. En medicina y ciencia del deporte, se aplica a la fuerza que actúa sobre un área dada (presión = fuerza/área). Las unidades comunes de presión son los newtones por centímetro cuadrado y los pascales. La capacidad de distribuir fuerzas por un área amplia y, por tanto, de reducir la presión, tiene importantes aplicaciones para la seguridad en el deporte. Los saltadores de longitud, por ejemplo, distribuyen las fuerzas corporales aterrizando sobre la espalda. En otros deportes, el empleo de equipamiento como cascos también tiende a distribuir las fuerzas y a reducir la presión. Si no se consigue reducir al mínimo la presión sobre cualquier parte del cuerpo, se puede producir una lesión seria. En sociología, se aplica a la influencia que se ejerce sobre una persona o una colectividad para determinar sus actos o su conducta; por ejemplo, un trabajo sometido a mucha presión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.