Principio que afirma: «De todo cuanto existe o acontece hay una razón suficiente».