Med.

El conocimiento de las exigencias del entorno y de la necesidad de adecuar la conducta para satisfacer dichas exigencias, que se expresa principalmente por la renuncia a la satisfacción inmediata de los placeres instintivos para obtener objetivos a largo plazo y futuros.