El proceso metalúrgico en el que el hierro fundido se convierte en acero en un convertidor en forma de huevo y con orificios en su parte inferior, a través de los cuales se introduce aire a presión, que oxida el carbón.