La repetición de los patrones de relación, incluido el divorcio, el suicidio o el alcoholismo en asociación con disfunciones emocionales que se pueden seguir a lo largo de varias generaciones en una misma familia.