Se aplica a las enfermedades tales como la leucemia, que se originan como consecuencia de proliferación clonal no regulada de las células madre.