Del gr. πρó. y φύλλον, m. Bot.

En cualquier brote lateral, la primera o cada una de las dos primeras hojas del mismo. Generalmente los profilos ocupan un lugar determinado en dicho brote con respecto a la hoja tectriz en cuya axila ha surgido, posición que nada tiene que ver con la de las sucesivas hojas del brote lateral. Por esta razón cabe distinguirlos con un calificativo propio, el de prfilos (en al., «vorblätter» o «prophylla»), que significa «lo que está antes de las hojas». En las monocotiledóneas no suele existir más que un profilo, que tiene el mismo plano medial que la hoja tectriz respectiva, y se halla adosado al eje principal; carece de nervio medio, pero posee dos nervios laterales concrescentes. Estos profilos laterales, uno a derecha y otro a izquierda del plano medial, existen en las dicotiledóneas, y ocupan, por consiguiente, una posición transversal. Lo propio que ocurre en estos dos grandes grupos de plantas en cuanto se refiere a los cotilédones, que son dos en las dicotiledóneas, y, por concrescencia, sólo uno en las monocotiledóneas, puede haber acontecido con los profilos. El profilo aparece en cuanto existe una ramificación; por tanto, puede haber profilos catafílicos, si se trata de simples ramas vegetativa, como puede haberlos de naturaleza hipsofílica, si se presentan en una inflorescencia. En este último caso reciben el nombre de bractéola, y tienen gran interés en la interpretación de la inflorescencias. Compara bractéola y glumela superior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.