Med. y Dep.

El período del entrenamiento (o aprendizaje de una destreza) durante el cual no hay mejora aparente del rendimiento; la tendencia habitual a mejorar decrece aunque prosiga la práctica (meseta). Dado que este período resulta desmoralizador, se ha denominado «meseta del desaliento». Sin embargo, si un deportista persevera y prosigue con el esfuerzo del entrenamiento el tiempo suficiente, este período pasará y con frecuencia le seguirá otro de mejoría acelerada. Ver también limite fisiológico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.