Se dice de cualquiera de los rasgos superficiales no naturales que pueda ser causado por alteraciones congénitas, enfermedades como el enfisema, órganos hipertrofiados, tumores, traumatismos o riesgos profesionales.