La conciencia de la posición corporal y del movimiento de las distintas partes del cuerpo. Está regulada por el sistema lemniscal a través de vías que se originan en los receptores de las articulaciones y que finalizan en el lóbulo parietal de la corteza cerebral; capacita a la corteza para afirmar los movimientos voluntarios.