m. f.

Tejido formado de células alargadas, ahusadas o fibriformes, firmemente unidas entre sí por sus cabos puntiagudos, de membranas engrosadas en mayor o menor grado, sin contenido protoplasmático o con una reducida cantidad de protoplasma, y generalmente sin contenido de sustancias de reserva o de otra naturaleza. A este término se le opone el de parénquima.