Del gr. πρότερος, y la ter. lat. -etum, voz lat. n. Bot.

Denominación creada por H. Del Villar para designar la suma de formas fe vegetación propias de condiciones primordiales del medio en que se inicia una serie. Ejemplos: en la xeroserie, la vegetación de líquenes y musgos que tapizan las rocas, antes de que las condiciones de suelo permitan el establecimiento de una vegetación superior; en la hidroserie, la hydrophytia o vegetación puramente acuática. Aun cuando la sucesión haya progresado y aun llegado a la clímax en el complejo estacional, el proterétum puede seguir (y sigue frecuentemente) existiendo, en correspondencia con los enclavados promordiales del complejo estacional, vulgarmente, la vegetación rupícola y terrícola de líquenes y musgos en un bosque; o la vegetación acuática de las pozas, charcas o balsas que puedan conservarse en el suelo del bosque o formarse en él temporalmente. El concepto de proterétum no envuelve la idea de que toda sucesión haya de empezar necesaria y exclusivamente por él.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.