Del lat. protomycetales, f. pl. Bot.

Orden de los protomicetes, que son parásitos y tienen micelio intercelular, tabicado. Esporas perdurantes (clamidóspora) intercaladas o terminales, con membrana más o menos gruesa y con numerosos núcleos apareados que terminan fusionándose. El desarrollo de la camidóspora de origen a un tubo o sifón plurinucleado que a su vez forma numerosos esporidios, los cuales se copulan libremente. Se ve, pues, que el gametófito es muy reducido, en tanto que el esporófito alcanza amplio desarrollo. Comprende una sola familia: protomicetáceas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.