Es una técnica para realizar una radiografía de mano sin que se superpongan las falanges. El paciente coloca sus dedos alrededor de una cuña de esponja, diseñada de forma que cada dedo aparezca separado, en forma de abanico, en la placa.