Del lat. proiectum, supino de proiicĕre, m. Fís. Mil.

Cualquier cuerpo arrojadizo, como bala, bomba, etc. En física, el cuerpo lanzado al espacio y abandonado a la acción de la gravedad. También se aplica al objeto que discurre por el aire, como el cuerpo humano durante un salto, una pelota pateada en el aire o una jabalina en vuelo, que sólo está sometida a las fuerzas de la gravedad y la resistencia al aire. El movimiento de los proyectiles se determina mediante tres factores mecánicos principales: ángulo de proyección, velocidad inicial del proyectil (ver velocidad de liberación) y altura relativa de proyección. En milicia, el cuerpo susceptible de ser lanzado a través del espacio para herir a un adversario o destruir sus defensas. En el s. XVII se crearon las bombas con carga explosiva. En la Segunda Guerra Mundial aparecieron las bombas voladoras y los cohetes con propulsión propia. A partir de 1960 casi todos los proyectiles poseen propulsión propia y son guiados. A este tipo de proyectiles se les denomina modernamente misiles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.