Se aplica a la prueba de un grabado en el que aún no se ha escrito la leyenda.