Es un tipo de prueba por la que se toman imágenes detalladas del interior del cuerpo. En las pruebas con imágenes se usan diferentes formas de energía, como rayos X (radiación de alta energía), ultrasonido (ondas de sonido de alta energía), ondas de radio y sustancias radiactivas. Se usan para facilitar el diagnóstico de una enfermedad, planificar el tratamiento o determinar si el tratamiento es eficaz. Entre los ejemplos de pruebas con imágenes están la tomografía computarizada (TC), la ultrasonografía o ecografía, las imágenes por resonancia magnética (IRM) y las pruebas de medicina nuclear: también se llama procedimiento con imágenes y prueba de diagnóstico por la imagen.