La prueba sanguínea que se utiliza para ayudar al diagnóstico de ciertos trastornos neoplásicos como hepatoma, algunos tumores y teratomas, enfermedad de Hodgkin, linfoma y carcinoma de células renales (alpha-fetoprotein test [AFP]). La concentración elevada de AFP puede indicar también la presencia de cirrosis, hepatitis crónica activa y defectos del tubo neural en el feto.