La prueba sanguínea que se utiliza principalmente en el diagnóstico diferencial de enfermedades del tiroides, como la enfermedad de Hashimoto; por lo normal, esta prueba se realiza junto con la prueba de los anticuerpos antitiroglobulina.