Se aplica a cualquiera de las distintas pruebas para detectar anticuerpos séricos frente a las reaginas (cardiolipina y lectina) derivadas de los tejidos del huésped en el diagnóstico de la infección por Treponema pallidium o sífilis.