Es una prueba bioquímica que permite detectar azúcares reproductores en una solución. Fue descrita por el químico estadounidense S. R. Benedict (1884-1936). El reactivo de Benedict, una mezcla de sulfato de cobre (II) y una mezcla filtrada de citrato sódico y carbonato sódico, se añade a la solución problema, llevándose luego todo ello a abullición. Una elevada concentración de azúcares reductores induce la formación de un precipitado rojo; una concentración baja provoca un precipitado amarillo.