Es una prueba electrodiagnóstica para evaluar la viabilidad del feto, documenta la función de la placenta en lo que respecta a la capacidad de suministrar un riesgo sanguíneo adecuado al feto.