Es una prueba que se utiliza con poca frecuencia en la que se utilizan muestras sanguíneas para ayudar al diagnóstico de la enfermedad hepática, especialmente de la colestasis; se utiliza para confirmar el diagnóstico de enfermedad hepática cuando el resultado de la fosfatasa alcalina es incierto.