Med.

La prueba de la capacidad de utilización de la insulina por el organismo, en la que se administra insulina y se mide la glucosa en sangre a intervalos regulares.