La prueba de la amplitud de movimientos en la que se mueve la articulación hasta sus límites, tensando la cápsula y los demás tejidos blandos en un intento de reproducir los síntomas; si el rango de movilidad es normal y no aparecen síntomas, se descarta que la articulación sea la causa de un trastorno musculoesquelético.