Med.

La prueba que se utiliza para detectar la presencia del bacilo tuberculoso. Se realiza aplicando a la piel un dispositivo con múltiples puntas afiladas. La puntas penetran en la piel e inyectan la tuberculina, una proteína purificada derivada del bacilo tuberculoso. Un área elevada endurecida en el sitio de la prueba 48-72 horas más tarde indica la presencia de los patógenos en la sangre. Debido a las variaciones en la sensibilidad e intensidad de las unidades de tuberculina administradas, un resultado negativo no excluye necesariamente el diagnóstico de tuberculosis.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.