La prueba ortopédica con la rodilla extendida y el muslo relajado para la subluxación tibial anterolateral. Se desplaza parcialmente la rodilla de forma anterolateral; se flexiona gradualmente la rodilla hasta reducir la subluxación, lo que tiene lugar por lo general a los 30o